Reutilización de la mayoría de materiales

El tratamiento térmico de residuos crea a su vez otros residuos que se pueden o bien reutilizar, o bien almacenar en vertederos. Los componentes principales son la escoria y las cenizas, principalmente compuestas de residuos no combustibles tales como el vidrio, los minerales o la chatarra. La limpieza del gas residual también origina productos de reacción. El volumen y la naturaleza de los residuos producidos depende fundamentalmente de la composición de la basura y del proceso usado en el concepto correspondiente de tratamiento. Con un proceso de tratamiento secundario e inteligente a menudo se pueden reutilizar la mayor parte de estos materiales.


InovaRe  l  Proceso de lavado de cenizas volantes  l  Tratamiento de aguas residuales


residue_new


-

InovaRe

InovaRe de HZI: recuperación eficiente del metal a partir de residuos

Recuperación máxima del metal con altos estándares de pureza, menor necesidad de vertederos y una carga reducida para el medio ambiente: InovaRe de HZI permite la recuperación de metales preciosos tales como el cobre, la plata, el paladio e, incluso, el oro que se pueden encontrar en los residuos.

Al tratamiento térmico en la cámara de combustión le sigue una descarga seca de escoria que es procesada en el siguiente paso. Esto permite la recuperación de metales tales como hierro, aluminio, cobre, oro, plata y paladio, al tiempo que se maximiza la eficiencia energética sin emisiones adicionales. El alto grado de pureza alcanzado por este proceso implica que se puede recuperar un gran volumen de materiales preciosos, creando así una fuente de ganancias sustanciales a largo plazo. InovaRe contribuye además de forma decisiva a preservación de los recursos y la protección del medio ambiente.

Visite ZAR, el centro para la gestión sostenible de residuos y recursos, abajo www.zar-ch.ch.

Documentos

pdf  InovaRe (1.5 MB)


-

Proceso de lavado de cenizas volantes

Estabilización y recuperación de producto

Para recoger las cenizas volantes separadas de la escoria y los residuos de tratamiento del agua residual existen dos métodos diferentes con los que se eliminan o inmobilizan los contaminantes de dichas cenizas volantes:

  • El lavado ácido de cenizas volantes con un drenaje del depurador ácido elimina los metales pesados de forma reciclable y crea una ceniza volante que se puede eliminar con la escoria.
  • El lavado neutral con la consiguiente solidificación añadiendo aglutinantes para valorizar las cenizas volantes en una masa resistente a la lejía

Lavado ácido de cenizas volantes

Este proceso es una combinación ideal de dos residuos resultantes del tratamiento de basura: al ejecutar el lavado ácido de las cenizas volantes se utiliza un drenaje del depurador ácido para lavar los metales pesados de dichas cenizas. Los metales pesados se pueden recuperar y reciclar durante el tratamiento de las aguas residuales.

Lavado neutral de cenizas volantes

El objetivo de este procedimiento es transformar las cenizas volantes en una masa estable y resistente a las lejías. Las sales neutrales y ligeramente solubles se extraen en una cascada de depósitos de agitación. Manteniendo el valor pH en un margen ligeramente alcalino se precipitan metales pesados solubles. El líquido de lavado se separa de los sólidos mediante filtración y se limpia a través del tratamiento de aguas residuales. Los sólidos deshidratados se mezclan con los aglutinantes hidráulicos para formar una masa estable y resistente a las lejías dispuesta para su vertido.

  Top


-

Tratamiento de aguas residuales

Captura y reciclaje de contaminantes

El proceso de tratamiento de aguas residuales neutraliza el drenaje de la depuración húmeda de los gases de escape o de un procedimiento de lavado de cenizas volantes; al mismo tiempo elimina contaminantes tales como, p. ej. metales pesados, amoniaco o contaminantes orgánicos persistentes. Dependiendo de la configuración de la planta es posible recuperar algunos contaminantes tales como el mercurio o el cinc para el reciclado. Obviamente los únicos componentes que restan en las aguas residuales ya tratadas son las sales naturales tales como el sodio, así como el cloruro cálcico y los sulfatos.

Ajuste del valor pH

A menudo se utiliza lechada de cal para neutralizar las aguas residuales del depurador ácido. En un primer paso el valor pH se controla para transformar los metales pesados disueltos en complejos menos solubles. La floculación inducida mejora la precipitación de partículas finas, yeso y complejos de metal que permite la separación en un tanque de sedimentación o un filtro. A continuación el valor de pH se ajusta al margen neutral y se ejecuta una segunda purificación con intercambiadores específicos de iones y lechos de carbón. Tras un control final de la calidad se descargan las aguas residuales ya limpias. El lodo resultante se deshidrata en una planta de filtración antes de la evacuación final.

  Top